Categorías
Cuenta
Información
Recomendaciones
Compras:   0 productos
 
Recomendaciones para Padres

De 9 a 12 meses
Comienza a dar sus primeros pasos. Primero necesitará que lo ayuden tomándolo de ambos brazos, y luego de una sola mano. Más adelante caminará por sí mismo apoyado en los muebles.
El corralito es muy útil pero su abuso restringe el área de movimiento y la socialización del niño. Hay que favorecer la marcha, por ejemplo ubicando al niño en un lugar seguro y llamándolo por su nombre, animándolo a acercarse caminando. De esta forma la estimulación involucra lo afectivo, lo verbal y lo motriz.
Tener cuidado con los productos tóxicos que puedan encontrarse en la casa, así como con los lugares peligrosos de la vivienda. El desplazamiento y la coordinación se encuentran muy desarrollados, por lo que los riesgos son mayores. Los venenos, medicamentos, fósforos, etc., deben mantenerse fuera de su alcance. La cocina y las escaleras deben vigilarse. La cama debe tener barandas. Son juguetes apropiados: pelotas, muñecos y juguetes de arrastre.
Llevarlo de paseo a plazas y parques con hamacas, donde puedan rodar, trepar, etc. Estimularlo a que beba de una taza o vaso, preferiblemente de plástico. La mayor coordinación se lo permite y con el estímulo se perfecciona. A esta edad expande su lenguaje, comprende más el sentido general de una frase, diferencia los tonos de voz y llora si éste es "duro". Reacciona e interrumpe la acción a la orden de "No".
Debe orientarse hacia la correcta sintaxis y pronunciación. Cuando el niño descubre una palabra y la dice deformada, los adultos deben usar el modelo correcto.
El niño entiende más palabras de las que utiliza para expresarse. Se debe hablar claro, modulando, con relación a objetos próximos y a situaciones concretas. Hay que estimular la capacidad que tienen para imitar a los mayores y la relación que mantienen con la familia, sin esperar a que el niño alcance un lenguaje expresivo más desarrollado.

De 13 a 24 meses
Hacia los 15 - 18 meses de edad ya la mayoría de los niños caminan por sí mismos. Si hay escaleras, inicialmente las sube gateando, luego tomado del pasamanos. Siempre suben de a un escalón por vez. Pueden agacharse y ponerse de pie sin ayuda para levantar juguetes del suelo.
Le apasionan los juegos, en particular los que ponen a prueba su capacidad motora y de coordinación: saltar, correr, trepar, jugar a la pelota. La vigilancia del niño debe ser extrema; son frecuentes los accidentes como consecuencia de una inadecuada vigilancia o selección de los juguetes. Disfruta cada vez más de las salidas y paseos, donde puede conocer nuevas situaciones y personas.
Es importante que pueda estar con otros niños aunque prefiera jugar solo. Los juguetes más adecuados para esta edad son los cubos (es capaz de construir torres de hasta 4) y materiales de dibujo, como crayolas, ya que es capaz de garabatear.
Aún necesita ayuda para vestirse y desvestirse completamente. Hay que estimularlo a quitarse solo alguna ropa (zapatos y pantalones) y ayudarlo a ponerse otra. El hábito de la higiene personal es irregular; frecuentemente "avisan" de sus necesidades luego de hacerlas.